Archive | Sin categoría

COLUMNA DE OPINIÓN: Sendic, el defensor de la democracia

Muy suelto de cuerpo, con el mismo aura de impunidad que, hasta el momento, no le ha permitido asumir ninguna responsabilidad por el aparatoso desastre de ANCAP durante su gestión, el vicepresidente de la República, Raúl Sendic, dijo el pasado martes en México una frase que merece, al margen de ideologías, posicionamientos particulares y lealtades, el rechazo absoluto de cualquier persona que respete al sistema democrático.

En su alocución ante líderes latinoamericanos y europeos en el Segundo Encuentro de la Izquierda Democrática, celebrado en el Museo de la Ciudad de México, Sendic expresó: “La corrupción y los poderes fácticos, entre ellos los medios de comunicación, son dos de los principales adversarios que enfrenta la democracia”. Sí, así nomás. Como usted lo lee.

Colocar en la misma bolsa los actos de corrupción con el manejo de los medios de comunicación ante la realidad, no solo es una lectura maniquea y simplona, poco digna de un gobernante, sino que raya en el liso y llano absurdo. Pero hay más, porque con Sendic, a través de sus palabras, siempre hay más.

Un poco más adelante en su discurso, nuestro vicepresidente afirmó: “(Ante) el virus de la corrupción y el acomodo, tenemos que estar atentos, porque no creo que haya corrupción de izquierda. Si es de izquierda no es corrupto y si es corrupto no es de izquierda”.

A esta altura no sé cuál de las dos lamentables frases es peor: si la que ubica a los medios como enemigos de la democracia o ese engendro discursivo que deja por fuera del ámbito de la izquierda la posibilidad de cualquier hecho de corrupción.

28Sendic

Alguien, quizás de su misma fuerza política, debería avisarle a Raúl Sendic que la corrupción es un hecho inherente al propio ser humano, que no discrimina condición política, estatus ni formación (como ejemplo, se podría mencionar a la radio comunitaria de Paysandú financiada por ANCAP, propiedad de un dirigente frenteamplista de aquel departamento, que comenzó a funcionar unas semanas antes de las misma elecciones a las que el dueño del medio se postulaba como alcalde). Alguien debería avisarle a Raúl Sendic que los medios de comunicación no en vano adquirieron la denominación de “Cuarto Poder”, en la época de la Revolución Francesa, por ser, justamente, difusores de todas las ideas y aliados del pueblo en el contralor de los hechos políticos. Alguien debería avisarle a Raúl Sendic que, en pleno siglo XXI, seguir reduciendo el espectro político al eje Izquierda-Derecha no solo es un gesto reduccionista (bueno, estaba pronunciado el discurso en el Segundo Encuentro de la Izquierda Democrática) sino también inútil para comprender la dinámica de los gobiernos de corte socialista en la actualidad, desde Evo Morales a Hugo Chávez y de Cristina Fernández de Kirchner a José Mujica.

A veces, por más buenas intenciones que se tengan en el ámbito político, se constituye en un gesto de honestidad personal asumir las propias limitaciones. Y como escribió el filósofo austriaco Ludwig Wittgenstein, “de lo que no se puede hablar, mejor callar”.

Martín Bentancor

Posted in Sin categoría0 Comments