Confederación Granjera: Cambio climático genera pérdidas irreversibles en producción de frutas

Las cosechas de pera, durazno y ciruela se vieron afectadas por la falta de frío y luminosidad. En algunos casos, la producción se redujo hasta el 10% y la pérdida castigará a más de una temporada. Los granjeros están cambiando sus plantaciones y trabajarán con variedades que necesiten menos horas de frío.

La Confederación Granjera del Uruguay se reunirá esta tarde para tomar una postura ante las manifestaciones de algunos productores del país, que derivaron en protestas y reclamos por mayor rentabilidad. Su presidente, Eric Rolando, comparte las reivindicaciones. En diálogo con HOY CANELONES, Rolando indicó que “la granja está peor que el resto del agro” y que el sector pide que se agiliten medidas que reduzcan el costo país. Sin embargo, le atribuyó el problema de la pérdida de frutas a factores climáticos y no económicos.

Bajo rendimiento

Eric Rolando, presidente de la Confederación Granjera.

Eric Rolando informó que la cosecha de la pera se aproxima al 30% del total sembrado. En cuanto a duraznos de estación, que comienzan a madurar a partir de mediados de diciembre, el presidente de la Confederación puntualizó que la cosecha se perdió prácticamente en su totalidad. “En cuanto al durazno estamos hablando de pérdidas importantes, en algunos casos se cosechó menos del diez por ciento”, sostuvo. Agregó que se da el agravante de que algunas plantas se están secando y se deberá realizar una poda severa para recuperarlas.

Con respecto a la ciruela, Rolando destacó que la situación fue similar a la del durazno de estación. La manzana no sufrió los ribetes de las demás frutas, a excepción de los montes que están sobre pie de semillas. “Habrá suficiente manzana. Tanto para abastecer el mercado interno como para exportar”, aseguró.

Para quedarse

Consultado por las causas que generaron la disminución en las cosechas, Rolando le atribuyó la responsabilidad al cambio climático. “No hubo el frío suficiente, los períodos de luminosidad no fueron los adecuados, hubo lluvias seguidas por secas. El cambio climático se ha instalado y son muchas las variables que hacen a la situación desfavorable”, manifestó.

Para el presidente de la Confederación Granjera del Uruguay, las consecuencias de la pérdida comprometerán a más de una temporada. “La baja del durazno y la de la ciruela comprometen dos cosechas. Lo más importante es que el clima cambió y, por tanto, estas situaciones seguirán viviéndose”, evaluó Rolando.

Acomodándose

La alternativa que los productores encontraron es adaptarse al cambio climático y “rever todo el paquete tecnológico, inclusive las variedades que se plantan”. Rolando indicó que los granjeros están trabajando en conjunto con el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca para identificar variedades que necesiten menos horas de frío.

Los precios

El pasado sábado, los periodistas Hugo Ocampo y Pedro Silva publicaron el artículo ‘Frutas caras y muchas importadas: ¿cuál es la razón?’, en el diario El Observador. Allí señalan que “la peor cosecha en cincuenta años, en particular durazno, ciruela, pera y pelón, le abrió la puerta a las frutas importadas”. Y agregan que “el mercado se mantiene plenamente abastecido, pero fundamentalmente en base a productos importados. Si bien los precios por esa razón son elevados, la demanda que a esta altura del año se ve presionada por el turismo genera una actividad de comercialización firme en todos los rubros”.

En la tabla de precios que manejan los mencionados periodistas, se señala que en estos días se pueden encontrar duraznos que se venden al público a $169 el kilo, procedentes de Argentina, Chile y España, y pelón español a $169. La naranja española de muy buena calidad, por su parte, se vende a $69 el kilo, a más del doble que la nacional, que cotiza a $30, aunque notoriamente de inferior calidad.

La pera que es importada también de España se vende a $139 y otra de Argentina a $95 el kilo. La manzana de producción nacional, con una oferta proveniente de cámaras de atmósfera controlada, oscila en los $60 a $70 el kilo. Entre los cítricos, la mandarina española se vende a $90 el kilo. La uva nacional se encuentra a $120, pero además se ofrece una clase de uva chilena. También proviene de Brasil y Ecuador el ananá a $75 el kilo. El melón con oferta uruguaya y brasileña oscila entre $69 y $75 el kilo. La banana brasileña a $45, y la ecuatoriana a $60.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*