Con Gabriel Bentancor y Daniel Machín, autores del libro ‘Montevideo Sonoro. La vuelta a la ciudad en 300 canciones’

Los autores: Daniel Machín y Gabriel Bentancor.,

Calles que escuchamos en canciones. Barrios que sentimos más cerca, a pesar de vivir lejos, por conocerlos e imaginarlos cuando tarareamos.  Sonidos que pesan en la identidad barrial, que ayudan a imaginar momentos y épocas históricas.  Cruces que no necesitamos ubicar en un mapa o con el GPS, porque resultan demasiado familiares.  El libro  ‘Montevideo Sonoro. La vuelta a la ciudad en 300 canciones’, combina la música uruguaya con los barrios, y permite que los lectores conozcan más acerca de la historia de las canciones que nombran calles montevideanas, además de compartir un recorrido fotográfico por la ciudad.

Los autores, Gabriel Bentancor y Daniel Machín, ambos oriundos de la ciudad de Canelones hablaron con HOY CANELONES.

Bentancor es Diseñador Gráfico y Machín es Licenciado en Comunicación.  Cuentan que todo surgió cuando trabajaban juntos en 2014. “Siempre teníamos el plan de hacer algo de manera independiente, por fuera del trabajo. Habíamos visto intervenciones urbanas que mezclaban códigos QR (códigos de barra que se leen con el celular), con algún tipo de diseño”, relata Machín. Es así que se encontraron intervenciones urbanas muy interesantes realizadas en Alemania, y empezaron a pensar en canciones montevideanas.

“La primera canción, que de alguna manera nos inspiró, fue ‘Siestas de Mar de Fondo’, de Eduardo Mateo, que retrata la historia del barrio, y nombra el cruce entre Durazno y Yaro”, señala Bentancor, y comenta que luego vinieron canciones que nombran a  ‘Durazno y Convención’ (Jaime Roos), o ‘Calle Yacaré’ (Roberto Darvin), como las más conocidas.

Montevideo sonoro

La idea que surgió en ese momento era tomar las canciones y hacer por ejemplo un esténcil o afiche (fueron varios los soportes urbanos que se manejaron en ese momento) y asociarlos a un QR, para que este pudiera devolverle la canción a quienes pasaran por esos cruces. Pero el proyecto tomó otro color cuando se reunieron una mañana a pensar qué canciones incluir, “en un rato ya teníamos 20 temas”, dice Bentancor. “Nos dimos cuenta de que había mucho material y que la idea podía rendir para expandirla en otros formatos y no en algo tan efímero como una intervención que tiene un tiempo limitado, por el tipo de soporte. Ahí se nos ocurrió hacer un mapa virtual, que era una idea que habíamos visto en el proyecto de unos amigos en el sitio Streetart.uy, donde  hacen referencia en un mapa a diferentes murales, graffitis y otras pinturas de la ciudad de Montevideo”, afirma Machín.  En este punto es que deciden la idea central: tomar las canciones y empezar a armar un mapa de canciones, que nombraran calles, barrios, sitios, plazas y lugares de Montevideo. La primera lista fue de 20 canciones, pero cuando consultaron a otros amigos, se extendió el número a 50.

 Mapa virtual

Entonces  decidieron hacer público el sitio, bajo el nombre ‘Montevideo sonoro’ (http://www.montevideosonoro.uy/). Cuando se ingresa al sitio, aparece un mapa de Uruguay, destacado en la parte de Montevideo, donde se puede hacer clic en diferentes zonas de la ciudad, y al costado se lee más información sobre la canción, el nombre del autor, e incluso se puede acceder a los videoclips. Luego de publicar el sitio, recibieron correos electrónicos de un montón de personas sugiriendo canciones. Así, la lista aumentó a 70, y luego a 300 canciones.

Es momento de hacer un libro

“Cuando íbamos casi 200 temas nos dimos cuenta de que había suficiente material como para plasmarlo en otro soporte, como un libro. Nos reunimos con Joaquín Otero, el editor de Ediciones B. Le gustó mucho el proyecto y nos tiró tremendos piques de cómo llevar nuestra idea a un formato libro”, precisaron.  Luego de un año de trabajo, el libro acaba de publicarse, y ya puede encontrarse en todas las librerías de Uruguay. En la ciudad de Canelones se puede adquirir en Ganesha Libros o en Lo de Pompona. También se puede solicitar directamente a los autores, escribiendo al correo montevideosonoro@gmail.com

En el libro, además de la lista de canciones, se puede profundizar en las historias porque realizan entrevistas a los músicos e investigación, con una recorrida fotográfica que invita a pasear por la historia musical de la ciudad.  Los autores coinciden en que “es una recorrida fotográfica de la ciudad. No es solo un libro de música, la idea es que puedas conocer la ciudad a través del libro”.

Tendencias sonoras

Uno de los temas que se puede ver a partir del proyecto, es que hay barrios en los que aparecen más canciones que otros. “Lo que resulta interesante es que con tantas canciones se empiezan a ver tendencias en los barrios”, menciona Machín, y agrega que en Barrio Sur y Palermo aparecen muchas canciones, sobre todo de Candombe, “o en los barrios periféricos y la relación que tienen con el efecto mediático de la inseguridad. Hay una tendencia de las canciones en responderle a ese fenómeno, o una tendencia en los ritmos, como en el Oeste de la ciudad se acumulan más canciones del estilo de Hip Hop o Rap”, destaca.

El libro se puede leer de forma convencional (de principio a fin), pero también se puede disfrutar como una revista, de modo que el lector lo abre en cualquier página y se encuentra con una historia, sin tener que leer la totalidad del contenido para entenderla. También es interesante cómo los autores proponen un recorrido, salen desde un punto de la ciudad y dan una vuelta hasta el último punto. Uno de los ingredientes fundamentales, es lo visual y fotográfico para profundizar en la historia de la ciudad desde lo musical.

 Elisa Romego

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*