Una recorrida por el centro de Equinoterapia “La Milagrosa”

Esteban Vieta fue el ganador del concurso ‘Destacados’ de Teledoce. Con su centro de Equinoterapia denominado La Milagrosa, que brinda asistencia gratuita, Vieta cautivó al público que siguió al certamen.  

Cuando a Vieta le comunicaron que La Milagrosa sería la elegida en el concurso Destacados, una familia entera estaba conmocionada. Su madre Edith, que lo acompaña en todos sus emprendimientos, saltaba de la emoción. El padre, los hermanos y los primos también festejaban y la alegría llegaba incluso a algunos usuarios del centro de Equinoterapia que estaban presentes en la gala del concurso. La familia destacada no era solo la de Esteban, son muchos los voluntarios que ponen su tiempo y esfuerzo en La Milagrosa.

HOY CANELONES visitó La Milagrosa. En la oportunidad, dialogamos con la instructora del lugar, Romina Lema, y con sus ayudantes, Melisa Fasciolo y Soledad Alonso. Recorrimos las instalaciones del lugar y conocimos a los caballos que trabajan día a día. Hablamos, también, con el fundador y pilar del centro, Esteban Vieta, y con Edith Da Silva, mamá de Esteban.

Trabajo diario

La Milagrosa abre de lunes a viernes, de nueve de la mañana a una de la tarde. Brinda cuatro clases por día de 40 minutos cada una, tanto a niños como a adultos con diferentes discapacidades. “La Equinoterapia los ayuda un montón, día a día vemos los logros. Después de las clases nos llegan los videos de las mamás, mostrándonos que todo lo que sus hijos aprenden en el centro lo hacen luego en la casa”, contó Lema. La instructora se traslada de Montevideo a Sauce para colaborar. Para llegar a Sauce se toma tres ómnibus, lo hace con convicción, porque la ayuda es su vocación.

Los usuarios del centro hacen primero una entrada en calor con movilización de cabeza, tronco y miembros superiores e inferiores. Luego viene el trabajo destinado a reforzar la memoria, el reconocimiento de los colores, de los números y demás actividades que el paciente necesite, para pasar luego a la etapa de relajación. Las ayudantes, Melisa y Soledad, llevan las riendas  del caballo, alcanzan los materiales y se involucran con un proyecto que tiene a la inclusión como bandera.

El caballo se da cuenta

El amor de Edith Da Silva hacia su hijo hizo que lo acompañara. Lo apoyó en varios proyecto vinculados a la equinoterapia y hoy trabaja junto a la comisión de apoyo del centro, organizando actividades a beneficio y empujando para que cada vez más personas se sumen a la causa. “La equinoterapia mitiga el dolor. El caballo interactúa con un niño, luego con un adulto, luego con un adolescente, y sigue así con su trabajo. Creo que el animal también se da cuenta de lo que trasmite a aquella persona que tiene una discapacidad y trabaja en pos de mejorar su calidad de vida”, reflexionó da Silva, quien define a su hijo como un luchador y un gran impulsor.

Por el camino correcto

Vieta ve al premio ‘Destacados’ como un cierre espectacular de año. “Te anima a continuar y te lleva a sentir que lo que estuviste haciendo durante mucho tiempo es lo correcto, que vale la pena”, expresó el fundador de ‘La Milagrosa’. “Valoro mucho a los que trabajan para esto, que le dan a las familias que no tienen respuestas un lugar de abrigo”, agregó.

El premio Destacados le dio al centro un reconocimiento a gran escala, pero Vieta siente el agradecimiento día a día, con las personas que asisten al centro y sus familias. “Algunos me hacen llorar, me dicen que pensaban que su vida iba a ser de una manera pero está cambiando para siempre”, manifestó el entrevistado. Destacó que el reconocimiento también hay que extenderlo a los padres de los pacientes del centro.

Mutuo

“Todo lo relacionado a discapacidad es muy caro, las familias se ven enfrentadas a gastar mucho dinero. Tener un lugar físico que brinda rehabilitación y escucha, realmente no tiene precio. Ellos me agradecen mucho, pero el agradecido soy yo”, puntualizó Vieta.

Uno de los agradecidos es Enrique Damiano, un adulto que va desde principio de año a ‘La Milagrosa’. “Lo que conocí allí fue espectacular, el cariño de Esteban y de Romina es genial. Tengo una enfermedad crónica que dificulta mi movilidad, pero el día de la entrega del premio fui a la gala de todas formas, y fue algo muy emocionante”.

                                                                                                                                 

La historia de ‘La Milagrosa’

“Esta idea nace en Flores. Cuando llego a ese departamento, en el año 2009, veo que en la unidad militar donde estaba, el Grupo de Artillería N° 2, habían chicos discapacitados que iban a hacer tratamientos. El profesor de equitación en ese momento se va a una misión de paz y quedo en su lugar a cargo. Luego de atender a seis chiquilines, pasamos a noventa y sumamos también el Hogar de Ancianos de Flores. La Intendencia nos hizo un reconocimiento a nivel departamental y el Ministerio de Defensa nos reconoció a nivel nacional. Uno se va metiendo en el tema y lo empieza a ver de otra manera, más que nada a las familias de los niños que venían a la terapia, que no tenían un lugar donde ir y en este caso el cuartel era su lugar de abrigo para hacer algo por los chicos. Después me trasladaron al Grupo de Artillería N° 5, de Montevideo, donde conformamos otro equipo de equinoterapia. Las vueltas de la vida me trajeron a vivir a Sauce y acá le planteo a mi señora hacer un par de boxes. O sea que pasó de ser un proyecto familiar a algo para toda la comunidad”, contaba Esteban Vieta a HOY CANELONES cuando el centro de equinoterapia en Sauce se estaba forjando.

         Fernando Guerrero  

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*