Vecinos del barrio Parada Rodó se reunieron con alcalde y concejales por Plan de Consolidación

El alcalde de Canelones, Darío Pimienta, y los concejales del Municipio se reunieron el pasado viernes con vecinos del Barrio Parada Rodó. El motivo del encuentro fue por el Plan de Consolidación de Barrios, un programa para gran parte de la periferia urbana de la capital canaria.

Durante la reunión, el tercer nivel de Gobierno informó sobre el plan y recibió las inquietudes de los vecinos. El Municipio tiene la intención de comenzar el plan con obras en la Parada Rodó, pero la decisión final dependerá de la Dirección de Obras de la Intendencia de Canelones.

Para conocer más sobre la instancia del viernes y la futura “consolidación” de los barrios canarios, HOY CANELONES habló con el concejal Walter Marrero y con Alejandro Abergo, vecino que vivió durante cinco años en el barrio pero ahora reside por la calle Joaquín Suarez, a pocas cuadras de la Parada Rodó.

Visto bueno

El concejal Marrero manifestó su conformidad con la reunión, debido a la aprobación del plan por parte de los vecinos. “El visto bueno se da, también, en la gestiones que ya viene haciendo el Municipio en ese barrio, en la entrega de contenedores individuales y la instalación de alumbrado”, argumentó.

Al encuentro asistieron aproximadamente cuarenta personas. El alcalde y los concejales les comunicaron a los vecinos la intención de que el Plan de Consolidación comience por la Parada Rodó. “Trataremos por todos los medios de empezar por ahí. Trabajaremos en la Calle Fuster, desde Gastón Rosas hasta la Ruta 64”, sostuvo el concejal. Recordó el compromiso público del bituminizado para el barrio durante el mandato anterior, promesa que no se cumplió y que “nos hace sentir comprometidos a empezar por la zona”.

Las reformas en Fuster plantearon una inquietud: es una de las calles más transitadas de la zona y tiene una conexión directa con dos rutas. Por tanto, los vecinos estaban preocupados por ver hacia dónde se desviaría el tránsito cuando las obras se lleven adelante. “Si cerramos Fuster el tránsito deberá pasar por las calles internas del barrio, en zonas donde nunca hubo un flujo elevado de vehículos”, manifestó.

Otro de los planteos de los habitantes de la Parada Rodó fue la construcción de un espacio verde para el barrio. “Nos comprometimos a construirlo. Ellos buscarán el lugar que les parezca adecuado y nosotros colocaremos algunos juegos para niños, bancos y mesas”, informó Marrero.

Según informó Alejandro Abergo, un grupo de vecinos de la calle Zorrilla de San Martín consultó sobre la posibilidad de saneamiento en un tramo de esa vía. Los representantes del Gobierno local le contestaron que el reclamo ya se elevó a la Intendencia, pero que no se encuentra comprendido dentro del plan.

Ambicioso

El Plan de Consolidación de Barrios costará más de 8 millones de dólares, financiados en gran parte por el programa de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, con una contrapartida de la Intendencia de Canelones. Contempla a barrios de la periferia de la ciudad como ALUR, Moreno y Borbonet y contiene reformas en vialidad, luminarias, espacios verdes y sistemas pluviales. “En la reunión se comentaba de que esta reforma no tiene precedentes en Canelones”, disparó el concejal.

La dinámica de encuentros previos al plan se repetirá en otros barrios que están integrados a la consolidación. Se estima que el proceso de licitación termine en estos meses y la puesta en marcha del plan comience durante el mes de setiembre de 2018.

Fernando Guerrero

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*