Una recorrida por la muestra de fin de año del Espacio Cultural (ex EMAO), de Canelones

Del arte un oficio

La clásica muestra anual del Espacio Cultural (ex EMAO), de la ciudad de Canelones, comenzó el pasado jueves en las instalaciones del espacio (Batlle y Ordóñez 368). En la exposición se encuentran trabajos de tejido, crochet, cestería, expresión plástica y artística y demás disciplinas que hacen del arte un oficio.

Este año, el evento cuenta con talleres abiertos donde el público, además de ver, puede aprender. HOY CANELONES recorrió la muestra el pasado jueves de mañana y se encontró con docentes y estudiantes trabajando juntos en los últimos detalles, con el objetivo de dejar todo impecable para las visitas. Además, charlamos un rato con ellos sobre el aprendizaje y sus resultados.

Nada se tira

El taller de talabartería tuvo un total de 15 integrantes este año. Los trabajos presentados en la muestra fueron más de 15, ya que muchos hicieron tres y hasta cuatro creaciones. Mates, lámparas, carteras y sillas dejaban bien parados a los alumnos del taller y a su docente, Ramón González. “Hay un abanico muy grande de cosas para hacer. Empezamos con alguna manualidad hasta que el uso de las herramientas avanza y se ven los resultados. Muchos vienen trabajando desde años anteriores y se nota la prolijidad”, sostuvo el docente.

González contó que muchos alumnos descubren “habilidades escondidas, a las que en el transcurso de la vida no le dedicaron tiempo y ahora se dan cuenta de que pueden lograr mucho”. El curso es abierto a todas las personas, a partir de los 8 años. “Solo hay que tener ganas y enfrentar los desafíos”, dice el docente.

María Yolanda Carreño es una de las alumnas que participaron en el taller. Comenzó a interesarse por la talabartería el año pasado, pero ya hace ocho años que concurre al espacio a cursar alguna clase relacionada con las manualidades. “En talabartería aprendimos a arreglar sillas y a reciclar un montón de cosas. Esto lo hice con una damajuana que estaba a punto de tirar”, explicaba Carreño, mientras señalaba una lámpara portátil artesanal que no tenía nada que envidiarle a las compradas.

Un lugar para el árbol caído

María Cristina Baccaro es docente de cestería. Explicó que además de utilizar mimbre trabaja con papel, para reciclar materiales que irían a la basura y para “darle un lugar a ese árbol que fue talado y convertido en papel”. Su taller tiene una participación heterogénea, tanto de edades como de capacidades. “Algunas personas vienen con mucha habilidad porque ya han hecho otro tipo de manualidad. Otras se encuentran un poco torpes al principio, pero durante el año se dan cuenta de que tienen capacidad en sus manos y se logran piezas de buena calidad”, sostuvo.

Los talleres que ofrece EMAO son gratuitos para todo el público. Se brindan clases de guitarra, talabartería, pátina, crochet, tejido, cestería, arte circense, sastrería y corte confección, expresión plástica y artística, danza (tango y ritmos latinos), tapiz, peluquería, inglés, cocina y repostería. La exposición culmina hoy, a partir de las 19.30 hrs., con la muestra de tango y ritmos latinos a cargo del profesor Javier Peluffo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*