Con Jaime Sepúlveda, del grupo Sonidos Chilenos, de cara a su presentación en Canelones

El grupo Sonidos Chilenos se presenta este sábado en Canelones. Foto: Facebook del grupo.

La banda Sonidos Chilenos mezcla musicalidades e instrumentos del país que le dio origen a su nombre y de toda la región andina. Los integrantes también son chilenos, pero viven en Uruguay por razones de trabajo, estudio o cariño por el país.

Sonidos Chilenos presenta su última función de la gira ‘Cantares de Violeta Parra’ este sábado 18 de noviembre, en el Espacio Cultual El Recoveco (Monegal 137, ciudad de Canelones). Jaime Sepúlveda, multinstrumentista de Sonidos Chilenos, habló con HOY CANELONES sobre el porqué de su estadía en Uruguay, el espectáculo en El Recoveco y la figura de Violeta Parra.

¿Cómo terminaron en Uruguay y por qué eligieron a Violera Parra?

Somos una banda de chilenos residentes en Uruguay, algunos con más años que otros, una parte estudiando, otra trabajando. La mayoría veníamos haciendo música desde hace años y nos reunimos para hacer un repertorio de todas las regiones de Chile. Este año armamos el espectáculo ‘Cantares de Violeta Parra’ debido al centenario de la autora. Quisimos hacer hincapié no solo en los clásicos, sino agregar temas como su primera composición y la canción que ella le hizo a una de sus hijas. Al espectáculo se suma una poeta que también es chilena, Rocío Antares, que escribió varios textos en honor a Violeta.

Violeta Parra rescató a muchas composiciones del folclore de su país. ¿Habrá alguna canción de otro autor?

Empezamos con dos canciones de Víctor Jara, debido a que Violeta fue muy cercana a él. Ella fue la que le dijo a Jara que tenía condiciones para empezar una carrera solista. Hacemos un tema instrumental que Víctor hizo para la Televisión Nacional de Chile. De 1970 a 1973 estaba la música de Jara de fondo cuando el informativista daba el tiempo. Ahora, se retomó ese tema pero con otra instrumentación. Luego hacemos las canciones de Violeta y cerramos con dos clásicos: ‘Gracias a la vida’ y ‘Volver a los 17’. Llevamos impresas las letras de esas dos canciones y las repartimos entre el público, para cantarle a Violeta todos juntos.

¿Los integrantes de Sonidos Chilenos ya tocaban juntos en Chile?

Muchos nos conocimos acá. Nos cruzábamos en reuniones y en fiestas patrias. Las realidades por las que veníamos eran distintas. Algunos estaban de paso, pero les gusto el país y se quedaron. Otros vivían en Buenos Aires, cruzaron a Colonia un día y les encantó. En mi caso, venía viajando y no tenía mucha idea de Uruguay, salvo el candombe. Mi idea era seguir viajando por Latinoamérica con un grupo de músicos, pero conocí a mi señora en Uruguay y me quedé por acá gracias al amor.

¿Cómo recuerdan a Violeta Parra en el país que la vio nacer?

Por mucho tiempo, Violeta Parra en Chile fue la gran olvidada. Ella hacía un tipo de música no muy comercial y no se le dio el lugar que hoy se le está dando. Incluso tenía una especia de carpa de circo en un lugar donde pensaba hacer una Universidad del Folclore. El lugar estaba muy lejos del centro y a mucha gente se le complicaba para llegar, pero tampoco tuvo el respaldo de los que en ese momento podían apoyarla. Esto me lo contó don Alberto Zapicán, un uruguayo que forma parte de la historia viva de Parra. Trabajó mucho tiempo con ella en la carpa y grabó su último disco.

Nombraste a un artista uruguayo que tuvo su participación en Chile. ¿Antes de llegar a Uruguay, conocías a algún músico que tenga una llegada popular en tu país?

Alfredo Zitarrosa, sin dudas. Daniel Viglietti también. Él tuvo mucho contacto con los hijos de Violeta. Viglietti participaba en peñas junto a Víctor Jara, Silvio Rodríguez y los hijos de Parra. Pero Zitarrosa es muy recordado. Tenía una voz y una poesía inigualable. Fue muy conocido y llenó teatros en Santiago.

Fernando Guerrero

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*