Grupo de Robótica del Liceo Tomás Berreta busca fondos para concurrir a Mundial en Canadá

Pasión por las máquinas

 En la tarde de ayer, el timbre tocó más de una vez en el Liceo Tomás Berreta de la ciudad de Canelones. Muchos estudiantes salían al recreo, pero los integrantes del Grupo de Robótica seguían trabajando. Para ellos no existe el timbre porque concurren al taller por su propia voluntad: se queda cinco horas semanales después de sus otras materias, solo por la pasión que tienen por las máquinas.

 El grupo del Taller de Robótica se dividió en siete equipos que participaron del concurso Sumo.uy, de la Facultad de Ingeniería. Obtuvieron el primer y el segundo puesto en la categoría básica y fueron invitados para La RoboCup, Mundial de Robótica en Toronto, Canadá. Para poder costear el pasaje al país del norte y la estadía durante la competencia, los profesores del taller comenzaron a buscar fondos. Ayer, HOY CANELONES asistió a una clase de robótica y dialogó con Santiago Vigo y con Iván Principi, profesor y alumno del taller.

 Nada gratis

Dos de los equipos del taller salieron primero y segundo en Sumo.uy. Los demás también estuvieron en los primeros puestos y eso les permitió clasificar a Canadá. “Lo que ganamos fue el pase para poder participar. Pero tenemos que conseguir los fondos para los pasajes, el hospedaje, e incluso tendríamos que cambiar el robot”, explicó Vigo. En total, viajarían ocho personas al campeonato, lo que determinaría un costo 12.000 dólares.

Los interesados que quieran colaborar con el objetivo del grupo, pueden hacerlo a través de la cuenta Abitab 80031 o Red Pagos 63485. Además, el grupo realizará un remate solidario a fines de octubre. “Estamos convocando a los que tengan cosas para donar o que tengan cosas en su casa que no utilicen”, agregó el profesor. Aquellos que tengan objetos para el remate, pueden comunicarse con los teléfonos 43322608, 099162305 o 098140463.

La RoboCup engloba actividades y categorías de las más diversas. Una de las más populares es la competencia de fútbol entre robots. El desafío que los organizadores tienen es que para el año 2050, los robots puedan jugar contra el equipo de campeones de fútbol de carne y hueso y ganarles. “Poder estar ahí y participar para nosotros ya es algo muy interesante”, expresó el docente.

 Poder de decisión

El robot premiado debió pasar por zonas dificultosas. En una pista que simulaba un planeta no habitable, el aparato bajaba rampas y esquivaba escombros. Se guiaba por un sensor de color: una línea negra sobre el piso blanco le decía por donde moverse. El robot, programado con anterioridad, funcionaba de forma autónoma y decidía llegar a una zona más confortable. “Debía juntar recursos simbolizados con una pelota pequeña. Como desafío llevaba la bola a una zona específica”, ilustró Vigo.

Iván es uno de los estudiantes que participó en Sumo.uy. Contó que la participación fue un aprendizaje constante. “Al principio veíamos los errores que el robot podía tener. Y así fuimos mejorando para el final. Todavía seguimos viendo qué se le puede mejorar, qué número se puede cambiar en la programación”, contó. El estudiante asiste a las clases desde el año pasado y cuenta que está “muy enganchado”.

La programación es el área que más domina Iván. “A mi otro compañero le va bien con la construcción. Nos complementamos. Él hizo la idea del robot y yo el programa”, contó. Al terminar el liceo, el estudiante no va a seguir una carrera relacionada con la robótica pero si continuará con la actividad como hobby.

 Grupo que expone

Profesores y alumnos participarán de una exposición local y otra capitalina. Estarán en la 11° Fiesta de la Torta Frita mostrando su trabajo y difundiendo la campaña de donaciones. También, tendrán un stand en Ingeniería de Muestra, feria que la Facultad de Ingeniería realiza año a año. Compartimos algunas imágenes captadas durante el desarrollo del Taller de Robótica.

Fernando Guerrero

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*