INFORME ESPECIAL: Puntos de vista sobre la Ley de Salud Mental aprobada por el Senado

El Senado aprobó el pasado miércoles la Ley de Salud Mental, luego de que el proyecto pasara por Diputados y recibiera modificaciones. Si bien la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados llamó a las organizaciones sociales para que aportaran posibles cambios, la cámara baja decidió que algunas modificaciones eran pertinentes y otras no. Esto generó inquietudes en las organizaciones sociales convocadas.

La Ley propone un nuevo enfoque para los pacientes con problemas de salud mental, establece una fecha límite para el cierre total de las colonias y sustituye a la Ley del Psicópata, por la que Uruguay se regía en temas de salud mental desde el año 1936. Para elaborar este informe especial, HOY CANELONES habló con Luis Enrique Gallo, integrante de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, consultándolo sobre los principales cambios que el proyecto tuvo antes de convertirse en ley. También dialogamos con Fabián Laguna, docente y ex funcionario del a Colonia Etchepare, autor del libro ‘Crónicas de un Psiquiátrico Nuevo Mundo’ (Editorial Trópico Sur), sobre la aplicación y las posibles “trampas” de la reglamentación. Y, además, sumamos la palabra de Natalia Clavijo, referente de la Dirección Departamental de Salud.

El diputado Luis Gallo (Frente Amplio) calificó a la aprobación de la Ley como un hecho histórico.

Lo que cambia y lo que queda

El diputado Luis Gallo calificó a la aprobación de la Ley como un hecho histórico y sostuvo que fue elaborada con la participación de “todos los actores sociales y académicos” interesados. “Desde la Comisión de Salud recibimos nuevamente a todos los actores que querían producirle alguna modificación al proyecto. Los diputados entendimos que era relevante hacer algunas de estas modificaciones”, dijo.

La Comisión Nacional por una Ley de Salud Mental desde una perspectiva de Derechos Humanos, por su parte, emitió un comunicado en el que cuestionó varios puntos de la ley y aseguró que no se tuvieron en cuenta los aportes realizados por las distintas organizaciones.

Otro punto que generó rispideces fue que el órgano de contralor de la ley continuará bajo la órbita del Ministerio de Salud Pública (MSP). Desde la Dirección Departamental de Salud, dependiente del MSP se argumentó que por el momento no existen otros mecanismos para llevar a cabo el contralor. Así lo explicó la referente de la Dirección, Natalia Clavijo, a HOY CANELONES.

Clavijo sostuvo, además, que la aprobación de la ley es un avance y que aunque no se aprobó con todas las observaciones que las Organización de las Naciones Unidas realizó, apunta a una nueva mirada de la Salud Mental.

El todo por la parte

El profesor y escritor Fabián Laguna, autor del libro ‘Crónicas de un Psiquiátrico Nuevo Mundo’, considera a las Casas de Medio Camino como un tema “delicado”.

El proyecto denominaba a todos los pacientes con problemas de salud mental como “trastornados”, pero Diputados modificó este nombramiento y pasó a llamar de esa forma a solo una parte de los pacientes. “La ley hablaba solo de personas con trastornos mentales. Cambiamos la denominación por usuarios de los servicios de salud porque una persona puede tener un padecimiento que no llega a ser un trastorno mental”, sostuvo el diputado.

Sin embargo, el concepto de trastorno sigue para algunos pacientes, lo que generó cuestionamientos por algunas organizaciones sociales. Gallo sostuvo que el concepto de trastorno es un término médico que identifica una patología psiquiátrica grave.

Cierre de colonias

Antes de que la Cámara de Senadores aprobara el proyecto, Diputados puso una fecha límite para el cierre total de los Centros Monovalentes Asilares como la Colonias Etchepare y Santín Carlos Rossi. “Delimitamos al año 2025 como tope límite para cerrarlos. Además, el Plan Nacional de Salud Mental debe tener un cronograma de cierre. No puede cerrarla de un día para el otro”, sostuvo el diputado Gallo. Las colonias se remplazarán por Casas de Medio Camino, para que los usuarios de Salud Mental retomen los vínculos con la sociedad.

Otros de los cambios realizados por la Comisión de Salud fue el de la internación compulsiva “La ley que venía desde el Senado permitía internar de forma compulsiva, sin el consentimiento del paciente, cuando hay daño grave. El problema está en cómo se mide ese daño. Decidimos que se debe actuar de forma compulsiva cuando haya riesgo inminente de muerte para el paciente o para terceros”, explicó Gallo.

Trampas hechas

El profesor y escritor Fabián Laguna, autor del libro ‘Crónicas de un Psiquiátrico Nuevo Mundo’, que se desempeñó por varios años como docente en la Colonia Etchepare, sostuvo que la ley puede ayudar pero que no es suficiente. Para Laguna, debe haber también un compromiso de toda la sociedad para que el paradigma cambie. “Hay muchos prejuicios sobre la gente que está ahí dentro. Tiene que haber un trabajo más profundo”, sostuvo. Calificó al cambio de las Casas de Medio Camino como un tema “delicado” y puso énfasis en controlar a los que manejan esas casas. “Muchos pacientes regresan a las colonias porque el trato que se les da en las casas no es el mejor”, advirtió.

Otro de los puntos con el que las organizaciones sociales no quedaron conformes fue el hecho de que la ley no tratara el uso del electroshock y la sobremedicación. El diputado Gallo sostuvo que la medicación estipulada para los usuarios no le corresponde a los legisladores sino al Ministerio de Salud Pública. Laguna, por su parte, advirtió que algunos medicamentos pueden generar consecuencias graves en el organismo de los pacientes.

Fernando Guerrero

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*