Con el comunicador Claudio Serrés, ante los quince años del magazine televisivo ‘El Surtidor’

 Claudio Serrés junto a la co-conductora de ‘El Surtidor’, Magdalena Correa.

“El programa tiene una gratificación muy grande: la del deber cumplido”

 Claudio Serrés pasó por varios rubros dentro del Canal 8. Cuando la señal de cable estaba dividida en dos, el Canal 2 y el Canal 6, Serrés participaba en la conducción de programas, estaba atrás de las cámaras, atendía teléfonos y hasta repartía recibos puerta por puerta. Todas esas experiencias le sirvieron para llevar adelante ‘El Surtidor’, uno de los programas más vistos en la televisión local, que este año celebra su  temporada número 15.  

 Claudio Serrés habló con HOY CANELONES sobre los quince años del programa, las dificultades de llevar adelante un emprendimiento televisivo en el interior y la agenda cultural y social de la capital departamental y alrededores.  

 ¿Cómo recuerda los primeros pasos del programa?

El nacimiento de ‘El Surtidor’ fue una idea de varias personas. Surgió en el año 2003 y no era lo que es hoy. Al principio, lo planificamos como un resumen de las noticias que habían ocurrido en la semana. Teníamos noticias del informativo, del programa de deportes, de Baby Fútbol y hacíamos un compacto del programa de entrevistas que en ese momento el canal tenía. Durante la primera temporada, cumplimos con esa idea porque no teníamos material propio para poder producir. Pero en el segundo ciclo ya estábamos con cosas que no cubría el informativo ni el deportivo. Sin querer, empezamos a meternos con contenidos culturales y sociales, que son los temas que cubrimos en la actualidad.

 Sobre todo cubren temas de la ciudad de Canelones…

Sí. Todos tenemos otras obligaciones y la posibilidad económica de poder ir a actividades que pasen en otras localidades es poco probable. Por tanto, nos movemos en un círculo bastante pequeño, vamos a Santa Lucía, Los Cerrillos, Juanicó y Canelones.

 ¿Cómo era la oferta de los medios de comunicación locales cuando el programa comenzó?   

Estaba la Radio Canelones, el diario HOY CANELONES y el canal de cable, que llegó en 1996. No había más que eso, no estaban los medios digitales y no recuerdo otro medio que difundiera información más que los tres antes mencionados.

 ¿La cantidad de actividades para cubrir eran las mismas?

Creo que teníamos menos actividades en la ciudad y en sus alrededores. Me parece que hubo una apertura muy importante en la cultura, la gente se animó a hacer más cosas en los últimos años. Es una percepción, capaz que estoy equivocado. En definitiva, si hay mucha gente haciendo cosas, nosotros estaremos ahí para cubrirlos. También la guía cambió y hay muchas actividades que se realizan a beneficio. 

 ¿Sus comienzos en los medios fueron con el programa?

No. En el año 1996 comienza el canal, que en ese momento era el Canal 2 y estaba separado del 6. En esa época, un grupo de compañeros de trabajo comienza a planificar la idea de un programa para el cable. Yo empecé a insistir en que quería participar de ese programa, me aceptaron y terminé formando parte de ese equipo. El primer programa fue ‘70 Grados’, después se transformó en ‘Cámara 2’ y luego en ‘Quién tv’, pero el grupo más o menos se mantuvo. Me gustó mucho la experiencia y después de esos programas hice unos cursos en el Instituto Profesional de Enseñanza Periodística (IPEP). Ahí entendí el porqué de algunas cosas que hacía bien, y que algunas las hacía mal y las podía corregir. En el canal hice un poco de todo: participé como camarógrafo, atendía el teléfono en los sorteos, repartía recibos, participé en diferentes jornadas haciendo la conducción, filmando, tirando y recogiendo los cables.

 Me imagino que es muy difícil mantener un programa de televisión en el interior por tanto tiempo…

Todos hacemos de todo, hasta la producción comercial, que la armamos, planificamos y desarrollamos por nuestra cuenta. También nos vamos haciendo de materiales, para tener más disponibilidad para cubrir un evento a la hora que sea.

 Vivir del programa ya es imposible…

Cada uno de los que hacen el programa tiene un trabajo aparte, una tarea que te permite pagar las cuentas. El programa de televisión tiene una recompensa muy simbólica en lo económico, y una gratificación más grande que es la del deber cumplido, la de servir de medio para informarle a la gente que hay una actividad o sobre alguien que necesita ayuda.   

 ¿Cuál es la motivación que le hace seguir en el programa?

Está la parte de servicio social y la del ego. No hay duda de que me gusta salir en la televisión, que pidan notas y me lo reconozcan con un agradecimiento. También disfruto mucho andar con una cámara. A veces voy con mis hijos a tomar imágenes a algún lugar. El apoyo de la gente y de los comerciantes de Canelones también ha sido muy importante. Si en la primera temporada me preguntabas si iba a estar quince años después con la estabilidad y el apoyo comercial que tiene el programa, te hubiese respondido que no.  

En esta imagen de archivo, Claudio Serrés en una nota en exteriores, ante la cámara de Carla Terán.

Staff

Claudio Serrés nunca estuvo solo en la puesta en marcha de ‘El Surtidor’. Hoy lo acompaña Magdalena Correa en la conducción; Carla Terán en la producción, edición y cámaras; Mario Serrés en cámaras, Darío Pérez en el sonido y Marcel Clavijo en la dirección de cámaras y edición. Claudio recordó a algunas personas que hoy no pertenecen al elenco pero fueron fundamentales para ‘El Surtidor’, como Gustavo Cabrera, conductor del informativo, Claudia Casado, ex conductora del informativo, Alejandro Caggian, Claudio Insiguro, y, por supuesto, a su familia. Se acordó, también, del grupete de trabajo con el que empezó con los programas en el cable, conformado Gustavo Burgos, Nancy Degiovanangelo, José Pablo Rodríguez y Jorge Natalio Barrios.       

 Fernando Guerrero

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*