Los Cerrillos, 121 años de camino en la historia…

Fue el pasado jueves 3 de agosto. Con presencia de autoridades, centros educativos y numeroso público. Casi un mediodía con sol y temperatura agradable para el acto protocolar.

Luego del Himno Nacional, un sustancioso discurso de la profesora Carmen Sandro, coordinadora de actividades de la Asociación Histórica y los mensajes de la alcaldesa Rosa Imoda y el intendente Yamandú Orsi. Después, la ofrenda floral al pie de la estela que recuerda a los fundadores y la actuación de los alumnos del Colegio Santa Isabel y de la Escuela Nº 123 de Tiempo Completo en festejadas interpretaciones.

Carmen Sandro: “Nuestra riqueza está en no permitir que la historia de nuestros abuelos y abuelas se pierda”.

“Hoy Los Cerrillos cumple 121 años. Nos reencontramos en el mismo lugar donde aquel 3 de agosto de 1896, los integrantes de la comisión fundadora, hombres y mujeres realizaron un acto simbólico de fundación, abriendo la tierra con una pala, que representaba el esfuerzo que llevaría levantar un pueblo de la nada. Pero lo hicieron. No solo ellos, sino muchos de sus bisabuelos y abuelos venían de diferentes rincones de la región platense, de África, de nuestra raíz indígena y de Europa. En un crisol de culturas, conformando nuestra forma de ser y de estar en el mundo. Es por esa razón, que recordamos cada año estos hechos del pasado. Para pensarnos hacia el futuro. Para distinguirnos como cerrillenses. Los Cerrillos ha transitado ya tres siglos. Nació en el siglo 19, cuando aquellos vecinos del Pago de Los Cerrillos, que vivían en una campaña sin templo, sin organización moderna que los cambios exigían, Juez, Comisaría y Doctor, tomaron la decisión de darse todo eso. Era un tiempo de imponer la civilización a la barbarie. Así que esas necesidades se volvieron urgentes para el sector más poderoso de la sociedad. Estancieros, comerciantes, artesanos y ese empuje dio origen a este pueblo. Luego Los Cerrillos vivió plenamente todo el siglo 20. Desde aquellos días de 1904, pasando por las transformaciones del batllismo, los vaivenes de las guerras mundiales, el ‘Maracanazo’, el bienestar de la Suiza de América, la efervescencia de las ideologías, la crisis de los años 60, vivió la noche oscura de la dictadura y el sol naciente de la democracia. Y entró de lleno y con grandes festejos al siglo 21. A lo largo del corto siglo 20, los cerrillenses fueron creciendo en número y en diversidad. Llegaron emigrantes de aquellas regiones de Europa que empobrecidas o en guerras, lanzaban a sus pobladores por el mundo. Y esta tierra los recibió generosa y abierta con trabajo y dedicación. Y hoy sus descendientes son los que conforman los vecinos de Los Cerrillos. Por eso nuestras tradiciones siempre fueron esa muestra de esa diversidad cultural y hoy transitamos el siglo 21. Con cambios tan profundos en nuestra forma de ser que estamos perdiendo la riqueza de aquella diversidad para volvernos tecnológicamente homogéneos, conformando una civilización inmaterial universal que nos conecta a una red global donde nos ponemos en onda, parece todo tan maravilloso. Pero ya no nos hablamos con los vecinos en las esquinas o ya no nos enteramos de cómo está aquel amigo o vecino del almacén o la iglesia, no nos vemos tanto los partidos de fútbol, pero sabemos todo a través de las redes sociales. Nos vemos poco la cara. No es con ánimo de crítica, sino para reflexionar. La verdadera riqueza de una sociedad local, de un pueblo, no está solo en sus calles y edificios, está en su gente, en su capacidad de reunirse como hicieron aquellos vecinos y vecinas de 1896. Nuestra riqueza está en no permitir que la historia de nuestros abuelos y abuelas se pierda, está en darnos tiempo, abuelos, padres, maestros, profesores en general, decirle a los niños y jóvenes que vienen, como fue, el obtener lo que hoy disfrutan, como fue que se fundó el pueblo, las escuelas, el liceo, como se hizo esta plaza, quien construyó aquel edificio, por qué las calles se llaman de ese modo y tantas cosas más. Y de este modo, le estaremos dando un proyecto de vida asentado en valores firmes y permanentes, valorizando la familia, la vecindad… soy breve en tiempos de zapping… ¡Feliz cumpleaños, cerrillenses!”.

Intendente Yamandú Orsi: “Celebrar y celebrarse”

“Recién la profesora hizo una muy linda intervención. Cuando se fundaba un pueblo, una localidad era la iglesia, la comisaría y el juez… me hacía acordar la canción de Santa Marta que decía la profesora Sandro. Perdemos algunas cosas, muchas que hay que mantenerlas, pero ustedes mismos se van dando la forma para resolver en la localidad todos los temas que tienen que ver con el entorno y hay una zona rural muy fuerte, no lo podemos olvidar. Cerrillos no es solo la ciudad, todo un entorno que alimenta esa relación humana que como recién decía Rosa, que no podemos jamás olvidar. Y eso que decíamos que comparto, el avance de la tecnología, nos vemos distantes y la forma de contrarrestarlo es con actos como este, celebrarlo, celebrarse ustedes. Hablar de lo que pasó antes, de los antepasados de ustedes o los de esta localidad y darnos un tiempo para decir, acá podemos hacer cosas muy buenas… cada una de estas comarcas tiene que darse un tiempito para hacer lo que ustedes están haciendo. Y van por el buen camino. Felicitaciones y gracias por invitarnos y sigan de festejos”.

Alcaldesa Rosa Imoda: “El 3 de agosto es parte de nuestra idiosincrasia”

“El agradecimiento al intendente, a Juan Tons, director de Descentralización, que fue compañero nuestro como alcalde, es una persona que siempre no está apoyando en nuestra gestión, muy especialmente un saludo al Senador Luis Lacalle Pou que hace 20 años que no está acompañando en estos actos. Ahora se vino desde Florida. A los Mayores del Campo Militar y Parador Tajes, a la Asociación Histórica que siempre están atrás de este festejo, tenemos un cariño especial, nacimos acá pero somos descendientes de fundadores… es importante que recordemos el 3 de agosto porque es parte de nuestra idiosincrasia, agradecerles a todos, que se hayan venido, seguimos festejando”.

Presencias

El intendente Yamandú Orsi, los directores del Gobierno de Canelones, Tabaré Costa, Juan Tons, Daniel Vallejo y Rodrigo Roncio, el presidente de la Junta Departamental Eduardo Molinari, el senador Luis Lacalle Pou estuvieron junto a la alcaldesa Rosa Imoda y a varios de los concejales. El Cnel. Fernando Colina, director general de Tutela Social de las FF.AA., el Jefe del Campo Militar Nº 1 Tte. Cnel. Alexis Piñeiro y el Sub Jefe Mayor Marcelo Techera, el director de la Colonia de Vacaciones de Tutela, Parador Tajes Mayor Guilmar Viera. También la gente de la Seccional Tercera de Policía y el presidente del Instituto Histórico de Juanicó, Fernando Lúquez, junto a dos directivos.

Muestra de la Asociación Histórica en el Espacio Cultural

Después del acto de la plaza, se abrió la muestra ‘Corrientes inmigratorias en Los Cerrillos. Otras colectividades’.

Este 2017, la muestra recogió la investigación realizada por la misma Asociación, la Escuela N° 123 y el Liceo. Así quedó reflejada en la documentación, relatos y objetos presentados sobre otras colectividades que conformaron la población cerrillense. El aporte de los gallegos, los vascos, alemanes, belgas, rusos, húngaros, yugoslavos. Conformando una diversidad llamativa. Una colección de Objetos de la vida cotidiana de los inmigrantes presentó Luis Parodi.

Una maqueta de un barco se puede ver, junto con banderas y datos sobre Alemania. Los alumnos de 6º de Derecho del Liceo investigaron varios de los colectivos. En la entrada entregaban una tarjeta ilustrativa de la muestra. A lo que se sumó el Espacio Cultural con sus Talleres. Mucha gente llegó para observar detenidamente lo expuesto. Y la sorpresa y la admiración de cómo llegaron a los pagos cerrillenses los Varela, los Maya, los Gnuscke, los Bretschneider, los Van Velthoven, los Cochubey, los Lajov, los Bolla, los Radulovich.

En horas de la tarde hubo otra actividad. Los alumnos de la Escuela N° 123 ofrecieron una danza alemana, una niña y un varón de origen ruso, alumnos de la Escuela N° 123 cantaron en su idioma una canción tradicional. Una representación teatral puso en escenas la vida de gallegos y vascos llegados al Uruguay. Brillante la interpretación de los alumnos de 6º de Derecho del Liceo dirigidos por la profesora Carmen Sandro. Hubo un aporte de la profesora Olga López del Programa Dale Cuerda con una demostración del violoncelo.

Y, para terminar, a puro “cerrilismo”, la exhibición de la película de Carlos Bolla, ‘Escuela mía’ sobre la Escuela Nº 4 de Barrancas Coloradas. En suma, un día de frío pero con sol, donde el invierno hizo una pausa con los días grises y de lloviznas anteriores para dar paso a los festejos de los 121 años. Acto de la mañana y actividad de la tarde, salió sobresaliente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*