Centros educativos pueden postularse a concurso de Educación Solidaria

Alumnos de la Escuela Nº 88 Las Violetas, ganadora de la edición 2016 del concurso ‘Educación Solidaria’, junto a otros centros educativos del departamento. Foto: Archivo HOY CANELONES.

Premio a la solidaridad

Hasta el 30 de agosto, los centros educativos de Uruguay tienen la posibilidad de participar en el concurso de Educación Solidaria 2017, que consiste en la premiación de prácticas solidarias, tanto en educación formal como no formal, en ámbitos públicos y privados.

La convocatoria es organizada por el Centro Latinoamericano de Aprendizaje y Servicio Solidario (CLAYSS), en conjunto con el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), y la Asociación Civil ‘El chajá’. Catalina Thölke, coordinadora educativa del programa, cuenta en esta nota más datos sobre las experiencias que han resultado ganadoras y los beneficios de participar en el concurso.

Alcance

Todas las experiencias y proyectos solidarios realizados durante el 2016 o en la actualidad podrán presentarse. La condición es que las actividades sean solidarias y redunden en beneficio de la comunidad. Desde CLAYSS se realizan aportes económicos, acompañamiento y menciones. En la edición anterior, varias experiencias de prácticas solidarias del departamento de Canelones resultaron seleccionadas. Se trata de la Escuela Nº 88 Las Violetas, el FPB Comunitario Aeroparque- (Escuela Técnica Colonia Nicolich), el Liceo de Montes y el Liceo de Tala. Por otra parte, recibieron menciones la Escuela Nº 231 de El Pinar y el Aula Comunitaria Nº 16 La Paz.

Participación real

“Buscamos que los proyectos de aprendizaje que puede tener cualquier centro educativo sean llevados adelante con un servicio con la comunidad”, sostuvo la coordinadora. En este sentido, enfatizó que los estudiantes deben tener una participación importante.

Thölke profundizó en el concepto de participación, aclarando que se trata de que los estudiantes piensen la propuesta, que sean partícipes desde el comienzo del proyecto, en la visión del problema y las acciones que se van a llevar adelante para trabajarlo. Se busca que el proyecto atienda “una necesidad sentida de la comunidad; que los docentes acompañen estos procesos de los estudiantes, protagonizados por los alumnos y comunidad”.

Para la comunidad

Una de las experiencias solidarias seleccionadas fue la Escuela Nº 88 de Las Violetas, cuyo proyecto aborda el trabajo con recipientes de reciclaje para residuos domésticos y elementos que contaminan el agua. Otro ejemplo se presentó en el FPB Comunitario Aeroparque, cuyo centro depende de la Escuela Técnica Colonia Nicolich. Los estudiantes del Taller de Carpintería buscaron revalorizar un espacio público, a saber, una plaza ubicada al lado de la Escuela Nº 264 del Barrio Aeroparque. “El año pasado hicieron juegos de plaza, bancos, un puente peatonal, que más que nada surgió de un diagnóstico, con muestreo, entrevistas a las escuelas, comerciantes, para ver cómo ellos podían aportar desde el Taller de Carpintería. Cuando los estudiantes contaron el proyecto al Municipio, el alcalde planteó realizarlo en otros espacios más visibles para el barrio y los estudiantes fundamentaron e insistieron en realizarlo en el lugar que habían seleccionado, cerca de la escuela”, comentó Thölke como un ejemplo que muestra la participación e involucramiento estudiantil en las decisiones. “Este año continuarán con el proyecto, al que se le han sumado otros grupos”, resaltó. Cabe mencionar que se espera que los proyectos estén articulados con materias curriculares.

Otro objetivo que se plantea desde CLAYSS es sistematizar las prácticas que existen y darles visibilidad. “Creemos que el aprendizaje y servicio son herramientas para lograr la calidad e inclusión educativa”, señaló Thölke. “Estamos tratando de aportar este granito de arena a la educación para darle visibilidad a estas prácticas que son muy valiosas y generan desarrollo comunitario en muchos espacios, son motivadoras para los estudiantes y es un aporte a la comunidad que redunda en beneficios para todos”, reivindicó la coordinadora, apuntando además que es un modo de conocer noticias buenas de prácticas de los jóvenes.

E.R

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*