Una recorrida por la Parada Rodó de Canelones: entre mejoras y baches para solucionar

Por las desparejas calles del barrio…

En la fachada de la sede de la Comisión Pro Fomento de la Parada Rodó un cartel reza ‘Comisión de los barrios’. No solo el cartel hace dudar si el barrio es uno solo, las actividades que se nuclean en la zona también, ya que son múltiples y van desde la educación y el deporte, hasta la música y los servicios.

El barrio, o los barrios, necesitan una infraestructura de calles y rutas que soporte el tráfico de vehículos que sus actividades demandan. La rotura de un piso de hormigón en la Ruta 11, arteria de la Parada Rodó, fue el disparador para que HOY CANELONES recorriera el lugar y se encontrara con otros pisos rotos y vecinos que querían dar su opinión sobre las mejoras y los problemas del barrio.

Sin fondo

El daño en el piso de hormigón se produjo en la esquina de una de las paradas de ómnibus que la Ruta 11 tiene en el barrio. El piso roto está desfondado, corren peligro los vecinos que esperan el colectivo allí, los que caminan hacia la Escuela ‘Paul Harris’, cercana al barrio, y los que caminan hacia la UTU Canelones, ubicada un par de paradas más adelante. Además, en frente del bache se ubica un restaurant, lo que hace que le tráfico de vehículos y peatones aumente en la zona.

El alcalde de Canelones, Darío Pimienta, sostuvo que ni bien recibió la queja de los vecinos por la rotura, elevó la solicitud a la Dirección General de Obras de la Comuna Canaria. “Pedí la reparación hace quince días a la Dirección de Obras, luego del planteo de los vecinos. Fui a mirar la rotura y es peligrosa”, dijo el alcalde.

Zona de pozos: una de las realidades del barrio Parada Rodó.

Entre pozos

Raquel Bianchi tiene un comercio en la zona desde hace quince años. Dice que el barrio está mejor, hay alumbrado público y contenedores domiciliaros para sus habitantes. Pero el problema sigue siendo el de los pozos en las calles. “Los pozos por Artigas, cerca de la vía, son impresionantes. Por la calle Zorrilla de San Martín también”, dijo la vecina. Agregó que el material de balasto no soluciona el problema de los pozos, solo lo remienda unos días, hasta que la lluvia vuelve.

Héctor Pan no vive en la zona pero tiene a la Parada Rodó como su segunda casa. Fue cantinero del Club De Bochas del barrio durante varios años. Hoy practica el deporte de la amistad y casi todos los días se da una vuelta por el Club. Pan cuenta que gracias a los contenedores domiciliarios el barrio está más limpio pero los pozos se siguen generando debido al tránsito pesado que pasa por la zona.

Varios vecinos del barrio coincidieron en el problema de las calles y agregaron que una de las soluciones sería instalar cordón cuneta para toda la zona, ya que solo algunos tramos tienen esa construcción.

El peligro latente en esta rotura del pasaje, determinó la colocación del indicador.

Algo va bien

Entre las mejoras en la Parada Rodó, los vecinos destacaron la que se ha concretado en el alumbrado público y la entrega de contenedores domiciliarios, que se llevó a cabo en diciembre el 2015. También se construyó una ciclovía en la Ruta 11 y hace dos años hay un Espacio Cultural en la zona (Descarril), que vive y lucha bajo el lema de la autogestión.

HOY CANELONES dio cuenta hace unos meses que la ciclovía se respetaba muy poco, y que muchos autos estacionan allí y obstruyen el paso de las bicicletas. “Los autos estacionan en la ciclovía y nos da miedo esquivarlos, porque si te caés en la ruta los autos no frenan”, declaraba una vecina del lugar.

Uno de los contenedores domiciliarios con que el barrio cuenta desde finales de 2015.

Fernando Guerrero

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*