Medioambiente: JDC busca renovar ordenanzas y Comuna anuncia inversión de U$S 13 millones

La Intendencia invertirá una cifra cercana a los 13 millones de dólares en la compra de camiones, retroexcavadoras, barredores y grúas.  

Actualización e inversión

La Junta Departamental de Canelones (JDC) busca actualizar cuatro ordenanzas: la Costera, la General de Gestión Integral de Residuos Sólidos y Limpieza Pública, la Forestal y la de Elaboración de Planes de Manejo de Lagos Areneros.

Para esto, el Legislativo está trabajando en conjunto con la Intendencia de Canelones y la sociedad civil en pos de adecuar las normas a la realidad medioambiental actual. HOY CANELONES habló de la nueva normativa con Juan Ripoll, presidente del a JDC, y con Leonardo Herou, director de Gestión Ambiental de la Intendencia de Canelones.

Nuevas reglas

El puntapié inicial para cambiar estas ordenanzas fue la necesidad de actualizar la normativa expresa, el control y las sanciones por su incumplimiento. “Actualmente, debido a la eclosión demográfica y a la cantidad de residuos que se tira, es necesario contar con reglas mucho más claras y acoplarse a estos tiempos”, dijo Ripoll.

La nueva Ordenanza de Gestión Integral de Residuos Sólidos busca regular las actividades relacionadas a la generación, recolección, transporte, tratamiento y eliminación de residuos sólidos y a la limpieza pública, a ser incluidas en el Plan Departamental de Gestión de Residuos y Limpieza Pública de Canelones, sin perjuicio de lo dispuesto por la normativa nacional.

La Ordenanza Costera busca conciliar los usos múltiples del espacio costero que realiza la población en general, con los procesos naturales, estableciendo los criterios y reglamentos para que estos se cumplan. Para la elaboración de estas normas, se consulta de forma permanente a quienes están involucrados en su impacto, tanto a autoridades gubernamentales como a la sociedad civil o empresas. Posteriormente, se priorizan los principios que contemplen a todas las partes y se redacta la ordenanza”, explicó el presidente de la Junta.

La Ordenanza Forestal tiene como objetivo regular la defensa, el mejoramiento, la ampliación y el desarrollo de la forestación de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 37 de la Ley Nº 18.308 y el Art. 23 de la Ley N° 15.939, para la conservación y mejoramiento del arbolado público del departamento. El argumento de la Junta para la elaboración de planes de manejo de lagos areneros, sostiene que los lagos originados por la extracción de arena forman parte del paisaje característico del sector sudoeste del departamento de Canelones, tienen un gran potencial paisajístico y cumplen diversos servicios ecosistémicos.

 Inversión

Desde la Dirección de Gestión Ambiental se plantea una estrategia global que acompaña la normativa, con cinco ejes de trabajo. “Planeamos ejes de inversión, gestión, control ambiental, nuevas reglas de juego y educación. La norma por sí sola no tendría sentido”, sostuvo Herou. Agregó que la Intendencia invertirá una cifra cercana a los 13 millones de dólares en la compra de camiones, retroexcavadoras, barredores, grúas, etc.  

En cuanto al quinto eje, Herou destacó el Área de Educación Ambiental que estimula a distintos municipios del departamento a trabajar en la materia. “La idea es que la Intendencia no participe sola, que brinde recursos pero trabaje en conjunto. En Santa Lucía, por ejemplo, está la red de los centros de estudio que coordina actividades en la materia. Además, tenemos instancias para docentes, información por folletería y redes sociales, etc.”, dijo el director de Gestión Ambiental.

Fernando Guerrero 

Transgénicos en la mesa

Como informamos en ediciones anteriores, desde el pasado mes de abril, la JDC estudia el decreto de etiquetado de transgénicos que busca distinguir con la frase ‘Este producto contiene organismos modificados genéticamente’ a los alimentos que contengan organismos modificados mediante ingeniería genética. Ripoll informó que si bien el tema está “arriba del a mesa”, no se ha tomado una decisión porque “no es sencillo determinar cuándo un alimento tiene elementos transgénicos o no”.

El decreto de obligatoriedad de etiquetado de alimentos transgénicos se redactó en el año 2013, cuando la División Salud de la Intendencia de Montevideo recogió la iniciativa proveniente de la sociedad civil. En ese mismo año se aprobó el proyecto en la capital del país. Cada departamento tiene la autonomía para decidir si reglamenta y aplica la ordenanza que hoy en día está vigente en Montevideo, Lavalleja y Paysandú.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*