Categorized | Cultura, Noticias

Con la comediante Laura Falero, de cara a la presentación de ‘Varona’ en Canelones

Laura Falero presentará este viernes, a las 20.30 hrs., su segundo unipersonal en el Complejo Cultural Politeama-Teatro Atahualpa del Cioppo. Bajo el título de ‘Varona’, cuestiona algunos mandatos de la sociedad actual y de la tradición familiar. En el espectáculo, Falero no entiende qué hay de malo con que una mujer viva sola en pleno siglo veinte, y critica el hecho de que tenga que tomar actitudes masculinas para poder ser valorada por los hombres. HOY CANELONES dialogó con Falero sobre algunas líneas de la obra y sobre los discursos detrás de cada tipo de humor.

 06Falero

Falero nació en Canelones y eligió al humor y a la comunicación como herramienta de cambio. A lo largo de su carrera, se empezó a cuestionar algunas cosas. Veía algunas desigualdades entre el hombre y la mujer y quería cambiarlas. El público la motivó a seguir y la humorista comenzó a profundizar en su temática. Hoy tiene columnas semanales en radio El Espectador y ha estado en todo el país y en el exterior, presentando sus propuestas.

La entrada al show del viernes es libre, pero limitada. De hecho, al cierre de esta edición, pudimos saber que las localidades ya están agotadas.

¿De qué trata el unipersonal que vas a estar presentando en el Complejo Cultural Politeama?

El nombre es un poco irónico y juega con el tema de que la mujer se tiene que masculinizar para entrar en lugares de hombres. Sigue un lineamiento de premisas y revelaciones relacionadas con el primer unipersonal que hice, que se llamaba ‘Graciosa’. También era un tanto irónico y criticaba el lema de que la mujer “o es linda o es graciosa”. ‘Varona’ abarca temas como el instinto maternal, cuestiona si las mujeres nacemos y sabemos ser madres o la cultura nos la va imponiendo; habla de cómo la sensibilidad se está coartando un poco, sobre todo en el hombre, y eso hace que se genere mucha violencia.

La familia tradicional también está cuestionada en la obra…

Sí. Creo que se relaciona con el tema del a maternidad y de cómo uno pertenece a un clan determinado y sigue sus tradiciones. Se centra en una visión de lo femenino del asunto y tiene una mirada bastante cruda sobre la violencia machista, el eje central en todas las temáticas de la obra.

´Varona´ tiene recursos musicales, tal como lo tuvo ‘Graciosa’…

Hay un poco de música pero no como el año pasado, que estaba muy involucrada. Este show es bastante itinerante, anda por todo el país. Para poder hacerlo en varios lugares sin problemas de infraestructura, lo hice 100% stand up. Hay, sí, otros recursos de comedia que no son musicales pero son muy buenos. Pienso, además, que con el tiempo ‘Varona’ irá creciendo y se incorporarán otras herramientas.

¿Cuándo fue el momento en que decidiste utilizar el humor como herramienta de cambio social?

Desde que comencé a hacer humor, hace siete años, fui construyendo un material algo polémico, de cuestionar algunas cosas. He utilizado el humor a lo largo de toda mi vida, para vincularme. No para burlarse de otros, como a veces pasa. Al principio fue de manera inconsciente, hasta que empecé a reconocer premisas de igualdad y de libertades personales y empecé a hacerlas explícitas. Me di cuenta de que tenía una posibilidad importante de hacer llegar mis pensamientos particulares de la vida y que eso generaba cierto cambio en algunas personas; luego empecé a estudiar sobre cuestiones de género y a trabajar con colectivos. Me volví militante activista, feminista y, además de todo, comediante con premisas vinculadas al género y la igualdad.

¿En Uruguay hay una corriente de comediantes con un humor similar al tuyo?

Somos pocos. Pertenezco a un grupo muy minoritario de cuatro o cinco comediantes que tienen materiales comprometidos. Hay una moda de comedia que se utiliza en formato stand up porque es muy efectivo para hacer chistes, pero no todos tienen que ver con una responsabilidad social. Creo que no contamos con la posibilidad de estar en los lugares más populares porque tenemos un discurso contracultural. La comedia que se hace en Uruguay es muy políticamente correcta. Se entiende al “humor blanco y para toda la familia” como aquel que se ríe de la mujer, del gay, del enano, etc.

Hay, en algunos discursos de humoristas y del público, una confusión entre la corrección y la incorrección política…

Sí, y hay que cambiar el concepto. La sociedad evolucionó y hay miles de despertares de conciencia de distintas realidades. Mucha gente dice “basta de reírse de mi porque soy negro, boliviano, mujer, discapacitado”. Me parece que el humor de Olmedo, por ejemplo, hoy en día está completamente obsoleto, porque se reían de cuestiones que hoy, por lo menos a mí, no me dan gracia. Aunque reconozco que me reía mucho con ese humor, porque tengo 35 años y formo parte de la generación que se crió con ese tipo de humor, hoy en día hay más conciencia de que se debe respetar y cuidar al otro.

¿Cómo se conjuga tu lado de humorista con el de comunicadora?

Estudié comunicación y toda la vida trabajé en medios de comunicación, en televisión, radio y medios digitales. Trabajé silenciosamente durante mucho tiempo y cuando empecé a hacer comedia fusioné ambas cosas. Luego de trabajar en Urbana FM, con un programa diario, Daniel Figares me propone hacer una columna de humor en el programa ‘Rompkbzas’, y ahí pude tener un espacio más visible. La radio e Internet son los medios que elijo. Trabajé mucho tiempo detrás de cámaras y la televisión no la elijo ni loca.

¿Y como ves la radio, ese medio que elegiste?

Creo que está en crisis desde hace muchos años. La veo con muy pocos programas de contenidos. Veo a los monopolios bastantes fundidos, y que no hay una preocupación por hacer un periodismo serio, o programas de contenido que atrapen a la audiencia. Parte de la crisis de la radio se da porque es un medio difícil de llegarle a los jóvenes. He visto, además, durante muchos años, a colegas que van y vienen, que tienen un tiempo de aire y son despedidos.

Fernando Guerrero 

Leave a Reply