Categorized | Noticias

Autoridades departamentales y productores organizados se reunieron en Canelón Chico

El pasado 9 de febrero, en el Club de Canelón Chico, en una instancia que reunió a más de 70 personas, se trataron diversos temas relacionados con la producción familiar, el agronegocio y las acciones que se realizarán sobre este tema desde la Intendencia de Canelones. Entre los presentes se encontraban el Pro Secretario General Dr. Esc. Francisco Legnani, el Director General de la Agencia de Desarrollo Rural Ing. Agr. Matías Carámbula, como autoridades de la Intendencia de Canelones, productores de Canelón Chico, Sauce, La Armonía, integrantes de la Comisión, y vecinos preocupados por la situación de la producción familiar en el departamento.  Raúl Porley, presidente del Centro Deportivo ‘Canelón Chico’ fue quien convocó a la asamblea vecinal para tratar este tema.

 16soja

Son varios los ejemplos que pueden ilustrar las dificultades de coexistencia que hay entre los modos de producción que tiene el  agronegocio y el modo de producción identitario de Canelones, que es la producción familiar.  Uno de los casos más recientes sucedió a fines de enero, en la zona rural ‘La armonía’, cuando los productores familiares que viven allí sufrieron pérdidas totales a causa del uso de un agroquímico de alta potencia. Por otra parte, en unos pocos meses y con trabajo intenso, la Comisión ‘Por un Canelones Libre de Soja Transgénica y en Defensa del Agua’ reunió 12500 firmas para prohibir la plantación de soja transgénica en el departamento.  También existen casos de público conocimiento como el de Cuenca de Laguna del Cisne, donde se han instalado cultivos de soja que han llevado a problemas de convivencia entre habitantes, afectando la salud y las cosechas. Estos temas, que ameritan acciones a corto y largo plazo, fueron tratados entre los productores orgánicos y autoridades departamentales.

 

Respuestas contundentes y ordenamiento territorial

En la reunión, el  Director de Desarrollo Rural, Matías Carámbula, hizo referencia a la interrogante de si es compatible el modelo de agronegocio y la producción familiar en el departamento, “vamos encontrando respuestas a esta interrogante. La situación de la Armonía, se suma a la de Laguna del Cisne, Paso Picón, las 12.500 firmas que juntó la Comisión y así hay muchas situaciones. Una pregunta inicial que nos hicimos fue la de la coexistencia y lo que vamos sumando en todo este periodo, que llevamos un año y medio, son respuestas contundentes”, aseguró Carámbula. Además, se recordó que sobre estos hechos, la Intendencia de Canelones ha ejecutado medidas cautelares en defensa de los productores, reglamentaciones del uso del suelo, aplicación de multas, etc.

Además,  las autoridades de la intendencia informaron que están trabajando en la elaboración de un Plan de Ordenamiento del Territorio Rural de Canelones.  Este plan se elaboraría en varias etapas, con talleres, reuniones, asambleas con vecinos y luego en instancias públicas. Las autoridades prevén terminar la elaboración del plan en marzo de 2018. Hicieron énfasis en la importancia de que participen las organizaciones, vecinos y productores para la elaboración del plan.  Por otra parte, Carámbula afirmó que seguirán actuando con respuestas como hasta el momento en los casos que lo ameriten. A partir de este plan, la Intendencia procura ordenar las tecnologías productivas en el territorio de Canelones.

En primera persona

Durante el encuentro se presentaron varios argumentos a favor de que el agronegocio y la producción familiar son incompatibles. Los productores hablaban desde sus propias vivencias, contando cómo la agricultura extensiva, muchas veces representada por  el cultivo de la soja, afecta directamente a su salud, a la calidad de vida y a las cosechas para la subsistencia. Productores que se han mudado al campo por elección, optando por la producción familiar, pero que a su vez se ven afectados directamente por el agronegocio, y que están preocupados por los efectos en la salud, expusieron varios ejemplos. Por otra parte, otros productores afirmaron que el problema no es la soja sino que “no se respetan los límites”.  No obstante, para los productores orgánicos, el problema central está en los responsables de manejar las producciones de soja, que no son vecinos sino empresas no radicadas en el lugar, que cuando aplican los productos no saben si al lado hay una casa de familia, una granja, o una escuela. Los presentes en la reunión coincidían en que de manera urgente hay que regular dicho modo de producción, que en Canelones se hace más visible por la cercanía entre el uso de agrotóxicos y las casas de los vecinos.

Leave a Reply